Revelaciones II

En la reunión para planificar la arremetida contra el coronel Sinner, se planteó la incógnita de nuestro accionar, ¿es correcto lo que estamos haciendo? Daina cree que debemos ir debilitando a Castle por otros lados, asesinando a otros hombres. Ella quiere acabar con McCartney y con Sinner, cada uno por diferentes razones. Es fundamental que esté conmigo si quiero atacar Hanchi ya que es su ciudad natal. La conoce mejor que nadie, y sin ella sería una misión suicida.

Quiero contarles toda la información que me brindó El Fantasma, pero no confío a nadie. En el caso de Daina y Taiana no sé cómo manejarían la verdad, la primera se encuentra aún muy sensible por lo último que hablamos hace una semana. Creo, y solo es una creencia, que si no logro que ella maneje el dolor y la ansiedad como aliados terminara muerta antes de lo previsto. Aunque no me guste la idea, deberé guardar el secreto. Igualmente si Daina no decide ir detrás del Coronel Sinner deberé buscar otro objetivo.

—No lo sé Thomas…- dice ella con entereza- creo que primero deberíamos asesinar a McCartney… Él debería ser el objetivo principal…
— ¿Y porque lo sería?- Indago con calma-
—Pues… Porque…- tartamudea-
—Porque acabó con nuestros seres queridos… Lo sé Daina pero como te dije antes, tenemos que ser cautos. Tenemos que saber elegir el momento óptimo para lanzar nuestras garras. Él está con las defensas altas y atacarlo ahora sería un suicidio.
— ¡No me interesa!- responde con ira- quiero degollarlo, verlo ahogarse en su propia sangre.
—Tranquilízate- digo con calma- si obras con ira nos condenas a todos.
—Thomas, aquí solo importa que ellos mueran…
—Sí, pero nunca acabaremos con El Círculo.
— ¿Cómo lo sabes?
—Porque es inocente pensarlo… ¿Nunca te has preguntado por qué todas las muertes, tiroteos y demás nunca salen en los medios de comunicación?
—Porque los medios de comunicación han sido comprados- dice cerrando su mano derecha-
—No solo eso, sino jueces, fiscales y los policías… ellos, con dinero también guarda silencio. Nos llevan años de ventaja, planificación y están preparados para suplantar a cada baja. Por eso debemos allanar el camino a los que nos van a sustituir a nosotros.
— ¡¡¡Thomas!!! —Exclama con un grito—basta de ser tan pasivos… Basta de ser tan calmos… Si quieren guerra, le daremos guerra.
— ¡Retírate Daina! — le señalo la puerta con mi dedo índice—no estás en condiciones de llevar a cabo la misión…
— ¡¡¡Lo qué digas!!!- exclama con enojo dando un portazo-

Respiro, carraspeo y continúo:

—Solo seremos nosotros—resoplo y miro a Taiana—
—Podemos recurrir a los cadetes—dice con seguridad—
—Serían una carga, no están preparados… Solo tenemos que ingresar, asesinar a Sinner y retirarnos.
— ¿Cómo lo haremos si Daina es la que conoce la ciudad?
—Solo le estoy dado tiempo para que se calme y logre divisar que debemos poseer la entereza necesaria para llevar a cabo correctamente la misión. Un error, por más mínimo que sea, nos puede costar muy caro y no podemos darnos el lujo. No ahora, no en éste momento. Ese error nos separa de asesinarlo o morir en el intento. Ella debe comprender que el coronel es un pilar fundamental del Círculo. Es quien lleva a cabo todas las negociaciones con el ejército. Es quien, con ligereza logró insertar la idea que con la guerra venidera necesitan obtener súper soldados.
—Pero si los infectados mueren al poco tiempo y no son de lo más maleables para darles órdenes.
—Siempre fue mi duda, investigué con Gabriel esa línea. Y nos dimos cuenta de otro pilar fundamental del Círculo, la famosa Miss Poison. Ella es una bioquímica con una historia turbia que fue contratada, o mejor dicho liberada de la cárcel de Obert,  en el límite del país, con la idea que modifique el virus que tú madre con John crearon. Lo logró, sí, obteniendo lo que ahora conocemos como Ímpetu pero logramos enterarnos que está cercano a modificarlo produciendo lo que Sinner desea. Necesita la libreta y muestras que tú tienes y me sorprende que aún no hayan venido a buscarlas.
—Si lo han hecho,  ¿no lo recuerdas?
— ¿Hablas de Alex J Brown?
—Del mismo…- denota enojo- pero fue una pequeña trampa para lo que es realmente el Círculo. Además,  según sus palabras, era para que Anthony acabara conmigo. Ese era el plan principal pero luego de asesinarte a ti me sacarían toda la información. Sé porque lo dijeron y sé que aún buscan la libreta pero jamás, ni en millones de siglos la encontrarán… está…
— ¡No lo digas! – me apresuro en decir-
—En buenas manos—continuó—
—Mejor así— sonrío— es más seguro si no lo sé en caso de ser capturada. Mi vida no vale nada en comparación con las millones que podemos salvar. Igualmente sigo sosteniendo que no siguieron buscando la libreta luego de ese ataque.
—Tal vez ya encontraron la forma de modificar el virus—
—No lo creo… Seguramente usarán a los habitantes de Hanchi como conejillos de indias… Prueba y error, desde tiempos inmemoriales los científicos se creen Dioses. Tu madre me decía siempre que ella se consideraba por fuera del pensamiento en común de ciertos científicos. Solo quería ayudar a la sociedad. Me narro, que en su niñez su mejor amiga, Marie, falleció de cáncer. Sufrió y lloró tanto pero la muerte de Marie le ayudó a encontrar su camino. Encontrar la cura del cáncer y demás enfermedades. Siempre decía y sí que lo logró, para luego fallecer en manos de esa enfermedad… Pero…- un nudo en la garganta me dificulta proseguir- ella es un orgullo para mí, ante la encrucijada, eligió luchar por otros.

—Madre siempre fue así – sus ojos se humedecieron- no debes dejar que la melancolía te venza, deja que el júbilo de sus ojos brillantes te devuelvan las ganas de reír…
—Si…lo sé—dije con calma-—Pero no nos desviemos del tema… Antes de analizar el terreno quiero que sepas que analice las personas a asesinar. Si logramos que Sinner, Miss Poison, McCartney, Castle y Cicatriz mueran en ese orden será la victoria parcial, pero hay que asesinarlos en ese orden. Luego me encargaré de la mujer misteriosa y los demás.
— ¿Estás seguro?
—Completamente— respondo con calma—en un momento, cuando comencé con los Arcanos no deseaba que acabara todo en un río de sangre, solo buscaba que finalizara lo más pacíficamente posible. Pero no… Ellos buscan lo sanguinario, buscan que cada uno de nosotros terminemos bajo tierra comidos por los gusanos. Es tan tétrico todo que me revuelve el estómago. Lo peor es que no sabemos en quien confiar. Cada uno de los que nos rodean tiene una historia particular, una historia que los balancean para un lado u otro. Por ejemplo, uno que pertenecía al Círculo ahora está de nuestro lado.
— ¿Y quién sería?
—Su nombre no interesa—esquivo su mirada inquisidora-
— ¿Y cómo se si puedo confiar en él?
—No podemos confiar en nadie…
— ¿Entonces? —eleva su voz-
—Tranquila hija… Si el río hace ruido es porque algo trae… Sé que puede ser una trampa por eso tomé mis recaudos… No dejo nada a la deriva, pero es más peligroso el infiltrado que tenemos cerca de nosotros.
—Perdón Thomas… Estoy muy nerviosa, no quiero más de esto-—suspira—cuando yo inicié fue un tremendo acto de inmadurez, no debía  aprontarme en una misión para la que no estaba preparada. ¿Sabes Thomas?, lo hice por la memoria de mi madre. Me lavaron la mente diciéndome que debía hacerlo, y no lo dudé. Pero debí hacerlo, debí dudar. Debí dar un paso al costado… Isabella dejó su vida por protegernos y nosotros decidimos seguir su batalla. Grave error, gravísimo. Los Arcanos no me querían en sus filas, deseaban la libreta. Les prometí que si me mantenían con vida, al finalizar la batalla se las entregaría. Y ahora estoy totalmente arrepentida— se cubre el rostro— ahora son más personas las que me van a querer ver muerta de las que puedo contar.
Estudié psicología mucho tiempo, me recibí más rápido que mis compañeros, realicé cursos de capacitación en el estudio de micro expresiones… Y aun así, no le hice caso a mis corazonadas… Estaba tan enojada con la vida, contigo Thomas que cometí la peor locura… Pero aunque me sienta abatida, no daré un paso al costado. Pelearé…
—Uno aprende de sus errores—entrelazamos las manos— ahora debemos derribar ladrillo a ladrillo el castillo del Círculo. Luego veremos cómo vencemos a los que saben de la libreta.
—Debes dejar que se aproximen a ti, estaremos siempre para protegerte—dijo Daina desde la puerta—Los siento, soy una mujer muy impulsiva… Ahora comprendo que ir sin tener un plan es morir sin cumplir la venganza. Se Thomas—me sonríe—que acabar con McCartney no me traerá a la vida a mi familia… Pero, ellos no merecen seguir caminando mientras mis sobrinos jamás conocieron lo que es la vida en todo su esplendor… Sé que éste ser despreciable no debe recordar lo que me hizo, pero que tenga cuidado, tengo cuatro proyectiles que llevan el nombre de cada uno de ellos.
—Lo sé, Daina… Lo sé… —le esbozo una sonrisa—todos queremos venganza pero debemos ser inteligentes. Sinner, por ejemplo, me espera a mí… Pero no a ustedes… El plan es el siguiente…

Mientras les explico el plan, ellas aportan de lo suyo, esas son las discusiones que ayudan a un buen grupo… Aquí nadie es líder… Aquí cada uno es importante y más cuando se trata de nuestras vidas. Creo que a Daina la aprecio más de lo que me imaginé que podría, anoche tuvimos sexo. Pasional, alocado pero hermoso. Luego se vistió y se fue. Como si nada hubiese sucedido, yo por mi parte sentí tanta culpa que no logré dormir. Cada cigarrillo era una razón más para no descansar, una estocada en mi corazón. No debo enamorarme pero es imposible, necesito de ella como un sediento necesita del agua. Pero… Cómo sucedió con Isabella en un comienzo, me enamora la falta de sentimientos, la falta de ese abrazo luego del sexo, del beso en la mañana. De la amnesia que un nuevo despertar le genera a Daina luego de tanta pasión. Me enamora más esas circunstancias que su cuerpo, sus curvas…

El plan fue aceptado por las partes, sabemos que es suicida porque solo somos tres pero yo poseo una As bajo la manga. Me retiro porque me suena el celular…

— ¿Sabes quién te habla? —es una voz femenina del otro lado—
—Esperaba tu llamada, te tardaste mucho—digo con calma—
—Soy una mujer de negocios… Tengo mi agenda muy ocupada, pero siempre hay un tiempo para mi viejo conocido…
— ¿Que necesitas?- no quiero demostrar mi enojo-
—Todo de ti- libera un carcajada- ¡¡¡ay Thomas!!! Tu aún no quieres hacerte cargo de tus errores del pasado, y eso la verdad me enoja mucho…
—No sé quién eres, y no cometí ningún error del pasado… Excepto que tú seas alguien que no significó, ni significa nada para mí entonces ese error fue algo que no tiene importancia…
— Pagarás caro cada palabra que has dicho – la llamada finalizó y se me erizó la piel-

Quedé perplejo, sabía que tarde o temprano me iba a llamar. Algo de ella aún me genera estupor. Sé por alguna razón que esta mujer pertenece a la parte más oscura de mi pasado, esa etapa en la que cometí incontables equivocaciones que mi mente ha intentado olvidar.  He comprendido que aunque debo aprender de los errores, he tropezado con la misma piedra miles de veces.

Un ingresante nuevo me informa que me ha llegado una encomienda y me la han dejado en mi oficina. Camino hacia la misma mientras intento recordar algún error que lleve al odio extremo que esa mujer siente por mí.

Ingreso, enciendo las luces, observo la pizarra con las fotos y me concentro en la caja. De tamaño pequeño similar a la de un reloj. No aparenta ser algún artefacto explosivo, no posee remitente pero si dejaron a su lado un sobre blanco. Lo abro con sutileza y leo:

“Thomas, me enterado que estás detrás de mí. Cómo lo hicieron varios de los de tu tipo. Espero con ansias nuestra reunión pero antes observa el regalo que te envío. Es lo que te espera si decides venir”

Para mí sorpresa era un dedo humano, el índice. También había un anillo de compromiso con la letra M. Doy dos pasos hacia atrás, estoy seguro que se trata de Miguel. Él no debía ir detrás de Sinner y menos con los cadetes. Cargo mi arma y salgo apresurado.

— ¿A dónde te diriges? — Dice Taiana—
—Ha terminar con Sinner— respondo enojado—
—Pero el plan es otro— dice con calma—
—Cambios de planes, ahora es personal, será su muerte o la mía. No me sigan, quiero acabarlo con mis propias manos—

Me retiro sin mediar palabras, subo a un automóvil y me dirijo a Hanchi. La furia extrema que me invade es el motor que me impulsa a acabar con Sinner. Nada de compasión, ni de paz y menos diálogo. Él no entiende de razones, pero entenderá el mensaje con el proyectil que le perfore el cerebro. “Tu muerte será el primer ladrillo que caerá del castillo del Circulo”. Su sangre alimentará mis bestias y su cuerpo será la cena de Cerbero. Sinner me espera, pero jamás sabrá que mi As es quien lo espera a él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s